La multinacional

Titular de El País el 17 de enero de 1990: ‘El Banco de Crédito y Comercio Internacional admite haber blanqueado dinero del narcotráfico. Siete ejecutivos del BCCI se declaran culpables ante un tribunal federal de Florida’.

El Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI) fue fundado en Karachi (Pakistán) en 1972 por Agha Hasan Abedi, aunque la compañía fue registrada en Luxemburgo. En su momento de mayor auge, operaba en 78 países, poseía más de 400 sucursales y activos valorados en más de 20.000 millones de dólares, siendo el séptimo banco privado más grande del mundo por activos.
bcci

El BCCI apareció en el radar de los organismos reguladores y las agencias de inteligencia en los años 80 por su habilidad para eludir a la autoridad reguladora de la banca. Investigadores de Estados Unidos y el Reino Unido revelaron que la inusual organización del BCCI estaba deliberadamente estructurada para evitar un control regulador centralizado y operaba extensivamente en jurisdicciones en las que regía el secreto bancario. Había organizado su propia red de inteligencia, un cuerpo diplomático y compañías navieras y comerciales propias. Sus dos holdings tenían base en Luxemburgo y las Islas Caimán, dos jurisdicciones en las que la regulación bancaria es notablemente débil. En varias ocasiones, la Oficina de Control de Cuentas advirtió a la Reserva Federal estadounidense que no se debía permitir al BCCI adquirir ningún banco americano por su falta de regulación.

En 1982, quince inversores de Oriente Medio compraron el holding Financial General Bankshares, con sede en Washington DC. Todos ellos eran clientes del BCCI, pero se aseguró a la Reserva Federal que el banco no tendría ninguna relación con la administración de la compañía, rebautizada como First American Bankshares. En realidad, la relación entre ambas compañías era tan estrecha que pronto se extendió el rumor de que el BCCI era el auténtico dueño del First American.

En 1990, una auditoría de Price Waterhouse sobre el BCCI reveló una inexplicable pérdida de cientos de millones de dólares. El banco negoció con el sultán Sheikh Zayed, de los Emiratos Árabes Unidos, quien asumió la deuda a cambio del 78% de las acciones. Mucha de la documentación de la compañía fue transferida también a los Emiratos. La auditoría también reveló múltiples irregularidades: el BCCI había concedido préstamos por valor de 1.480 millones de dólares a sus propios accionistas, quienes usaban stocks del banco como aval. Y confirmó lo que muchos ya sospechaban: el BCCI era dueño en secreto del First American. A pesar de todos estos problemas, Price Waterhouse aceptó el informe anual de 1989 del banco.

El rápido crecimiento del banco había alarmado a la comunidad financiera y a los reguladores. La compañía argumentaba que su crecimiento procedía de depósitos de países productores de petróleo y de países en desarrollo. Tampoco tenía inconvenientes en tratar con elementos ‘cuestionables’, como otros bancos internacionales y bancos privados suizos; también era el banco de dictadores respaldados por Estados Unidos como Saddam Hussein o el general Noriega, y aparecía vinculado al tráfico de armas con Irak. Incluso se lo llamó ‘la lavandería de la CIA’, aunque esto nunca se pudo probar.

La caza de brujas contra el BCCI continuó y en 1988 apareció implicado en una trama de lavado de dinero del narcotráfico en Tampa, Florida. Bajo presión de las autoridades, se declaró culpable, aunque sólo como responsable subsidiario. Sus actividades fueron expulsadas del estado.

En 1991 el Banco de Inglaterra solicitó a Price Waterhouse una investigación (en la que también participó el MI5). El informe dictaminó que el BCCI había participado en fraude y manipulación, a tal nivel que sería muy difícil o incluso imposible reconstruir el historial financiero de la entidad. Esta investigación, sumada a la orden de cese de actividades en Estados Unidos por el control ilegal del First American, persuadió a un tribunal de Luxemburgo para ordenar su liquidación. El 5 de julio de 1991, a la 1:00 pm hora de Londres (8:00 am en Nueva York), agentes en cinco países entraron en oficinas del BCCI para clausurarlas.

Unas semanas después de la confiscación, el Fiscal del Distrito de Manhattan acusaba al BCCI de doce cargos por fraude, lavado de dinero y latrocinio. Describió al BCCI como “el mayor fraude bancario en la historia financiera del mundo”. Fue declarado culpable de todos los cargos: pagó 10 millones de dólares en multas y le fueron confiscados los 550 millones de dólares en activos en Estados Unidos, en su momento la mayor confiscación jamás obtenida de un único criminal por las autoridades federales. Sin embargo, los principales responsables del escándalo nunca han sido procesados ni en Estados Unidos ni en el Reino Unido. Abedi, por ejemplo, nunca fue extraditado por las autoridades pakistaníes. Falleció en 1995.

La película The International (Tom Tykwer, 2009) está basada, sin excesivo rigor, en las actividades del BCCI.

international

Fuente: http://www.wikipedia.org

3 pensamientos en “La multinacional

  1. Tiene un ritmo trepidante, no da un respiro. Las escenas de acción, aun siendo contundentes, son verosímiles. La realización es impecable y las localizaciones, espectaculares. Mantiene el equilibrio entre acción y suspense. Dentro de los límites de una película comercial, el guión plantea cuestiones interesantes: ¿quién maneja los hilos? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar? ¿El fin justifica los medios? Es valiente al hacer las preguntas, no tanto al responderlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s